Equipos confiables para entornos industriales exigentes: Potencie su productividad con nuestras soluciones de energía
Garantice la continuidad de su operación con nuestras UPS de última generación.
Servicio eficiente, garantía y soporte con un compromiso en todas nuestras soluciones.
Conectividad sin límites: Nuestras soluciones impulsan la infraestructura de telecomunicaciones de próxima generación.
Eleve el nivel de confiabilidad de su datacenter con nuestras soluciones de energía y refrigeración robustas.

Nuestros

PRODUCTOS

b) Cargadores e Inversores

b) Cargadores e Inversores

Ver más

c) Baterías VRLA e Ion-Litio

c) Baterías VRLA e Ion-Litio

Ver más

d) Micro Data Center

d) Micro Data Center

Ver más

e) Aires de Precisión

e) Aires de Precisión

Ver más

f) Infraestructura Data Centers

f) Infraestructura Data Centers

Ver más

g) Grupos Electrógenos

g) Grupos Electrógenos

Ver más

h) Bancos de Capacitores en MT

h) Bancos de Capacitores en MT

Ver más

Nuestras

SOLUCIONES

Estamos orgullosos de ser parte de la industria de energía, parte de un grupo de profesionales en el mundo entero cuya misión crítica es la protección de cargas electrónicas. Esta misión nos inspira a estar en una constante búsqueda de soluciones innovadoras y no dejarnos tentar comprometer la calidad y desempeño de nuestras soluciones, así como el soporte que ofrecemos a nuestros clientes.

Nuestro Compromiso

Al crear productos de gran calidad, honramos a las personas apasionadas que intentan marcar una diferencia hoy en día.

Eficiencia

Al crear productos de gran calidad, honramos a las personas apasionadas que intentan marcar una diferencia hoy en día.

Flexibilidad

Para alcanzar esta consigna, ofrecemos un amplio rango de soluciones incluyendo INVERSORES (DC a AC), UPS’s (protegiendo las cargas AC con baterías) y SOLUCIONES MODULARES que proveen alta disponibilidad y elevada eficiencia.

Preguntas

Frecuentes

Un UPS (por sus siglas en inglés, Uninterruptible Power Supply), o SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida), es un dispositivo que proporciona energía eléctrica de respaldo a equipos electrónicos cuando la fuente principal de energía falla. Su función principal es asegurar la continuidad del suministro eléctrico, además de entregar a su salida una energía limpia y regulada, evitando interrupciones en el funcionamiento de dispositivos críticos. Está compuesto básicamente por un rectificador, un inversor y baterías, entre otros elementos.

Un UPS se utiliza normalmente para proteger hardware como ordenadores, centros de datos, equipos de telecomunicaciones u otras cargas eléctricas críticas en las que una interrupción inesperada del suministro eléctrico podría causar daños a equipos de IT, interrupciones graves del negocio o pérdida de datos. Las unidades UPS varían en tamaño, desde unidades diseñadas para proteger un solo computador (alrededor de 200 VA nominales) hasta unidades grandes que alimentan centros de datos o edificios completos.

Las baterías son el punto crítico de las UPS’s. Una de las variables más críticas es la temperatura de operación, cuando sube arriba de 25°C (75°F) se acorta la vida útil, por lo que se deben implementar sistemas que controlen y mantengan la temperatura por debajo de este valor.

La configuración de parámetros de carga y descarga debe ser realizada por personal técnico entrenado, pues esto puede afectar la profundidad y frecuencia de los ciclos de carga y descargar, disminuyendo la vida útil. Por último, siempre que las baterías se almacenen, es recomendable cuando se pueda, hacerlo a bajas temperaturas por debajo de los 15°C, así como realizar una recarga cada 6 meses, evitando así la degradación interna.

Las baterías son uno de los componentes menos técnicos de su UPS, pero uno de los más críticos. Son dispositivos electroquímicos que requieren revisiones periódicas para garantizar un funcionamiento seguro y adecuado.

Es vital un servicio de mantenimiento preventivo donde se revisen parámetros como la temperatura de operación, voltajes de flotación y corrientes de carga, se realice una inspección visual buscando signos de corrosión, deformaciones o grietas, se midan voltajes de flotación, se realicen retorqueo de conexiones de acuerdo con lo estipulado por el fabricante para evitar resistencia adicional, se realice limpieza y se mida cada año la conductancia de cada batería.

El objetivo de realizar un mantenimiento preventivo a nuestros equipos de protección es vital ya que de esta manera somos proactivos anticipando cualquier evento y contribuyendo a una mayor vida útil.

Sin embargo, al momento de seleccionar una empresa para estos servicios, es importante verificar su experiencia, niveles de servicio y planta técnica. Además, es recomendable que la empresa cuente con una plataforma de gestión y monitoreo de activos, donde se puedan integrar los equipos, permitiendo así conocer su estado en tiempo real, llevar el histórico de mantenimientos, calendarios de visitas programas, indicadores y alarmas cuando se presenta alguna emergencia, disminuyendo así los tiempos de atención y resolución de fallas.

Atlantic Power, como parte del grupo AMPER, cuenta con una plataforma propia de monitoreo y gestión de activos, que brinda respaldo y seguridad a sus clientes para administrar remotamente sus equipos.

Para más información contáctenos: atlanticpowerenergy.com
Al momento de contratar una empresa de Servicios para el mantenimiento preventivo es importante exigirle que cuenten con una plataforma de Software donde podamos acceder a ver los reportes de mantenimiento, calendarios, indicadores, historiales, recomendaciones, poder contactar en caso de emergencias, etc.

KVA (kilo-voltiamperios) y kW (kilo-vatios) son dos medidas de potencia eléctrica, pero representan conceptos diferentes. KVA es una medida de potencia aparente, mientras que kW es una medida de potencia real. La relación entre ellos radica en el factor de potencia.

El KVA es la medida total de potencia en un sistema eléctrico, incluyendo tanto la potencia activa (kW) como la potencia reactiva. Representa la capacidad total de un sistema eléctrico para realizar trabajo útil. En otras palabras, KVA es la magnitud de la corriente eléctrica y la tensión sin tener en cuenta la fase entre ellas.

Por otro lado, kW representa la cantidad real de potencia utilizada para realizar trabajo útil en un sistema eléctrico. Es la potencia activa que realmente se convierte en trabajo, como la energía utilizada para alimentar dispositivos eléctricos y electrónicos. En los equipos UPS, se utiliza tanto KVA como kW para dimensionar el equipo adecuado para cada aplicación. El valor de KVA se utiliza para determinar la capacidad total de carga que puede soportar el UPS, mientras que el valor de kW se utiliza para calcular la carga real que el UPS puede manejar sin exceder su capacidad de potencia.

Un grupo electrógeno funciona mediante un motor de combustión interna que impulsa un generador eléctrico o alternador para producir electricidad. Este motor puede funcionar con diferentes tipos de combustible, como diésel, gasolina, gas natural, entre otros. Cuando el motor está en marcha, convierte la energía química del combustible en energía mecánica a través de la combustión, la cual, a su vez, se transforma en energía eléctrica mediante el alternador.

Existen varios tipos de grupos electrógenos clasificados según diversos criterios como su fuente de energía, capacidad, tipo de enfriamiento, y portabilidad. Algunos de los tipos más comunes incluyen:

Por fuente de combustible: Diésel, gasolina, gas natural, biogás, entre otros.

Por capacidad: Desde pequeños generadores portátiles de unos pocos kilovatios hasta grandes instalaciones industriales de varios megavatios.

Por sistema de enfriamiento: Aire y agua. Los sistemas enfriados por aire son típicamente para generadores de menor tamaño, mientras que los sistemas enfriados por agua se utilizan en aplicaciones de mayor capacidad.

Por portabilidad: Estacionarios y portátiles. Los generadores estacionarios se instalan de manera fija, mientras que los portátiles se pueden mover de un lugar a otro.

El mantenimiento de un grupo electrógeno es crucial para asegurar su funcionamiento óptimo y prolongar su vida útil. Algunas prácticas de mantenimiento incluyen:

 Revisión regular: Verificar el nivel de aceite, el estado de las bujías, los filtros de aire y combustible, y asegurarse de que no haya fugas.

Arranque periódico: Se recomienda arrancar el generador periódicamente para asegurarse de que está listo para operar cuando sea necesario.

Cambio de aceite y filtros: Realizar cambios de aceite y reemplazar los filtros según las especificaciones del fabricante.

Inspección del sistema de refrigeración: Verificar los niveles de refrigerante y el estado de los componentes del sistema de enfriamiento.

Limpieza: Mantener limpio el generador para evitar el sobrecalentamiento y para que funcione de manera eficiente.

Los grupos electrógenos insonorizados están diseñados con un revestimiento o carcasa que reduce significativamente el ruido durante su operación, haciéndolos ideales para áreas residenciales o donde el ruido es una preocupación. Los grupos abiertos no tienen esta característica y suelen ser más ruidosos.

La potencia nominal de un grupo electrógeno se refiere a la cantidad máxima de energía eléctrica que puede producir de forma continua, generalmente medida en kilovatios (kW) o megavatios (MW).

Para calcular la potencia requerida, se suman las cargas de todos los equipos y dispositivos que el grupo electrógeno necesitará alimentar, considerando factores como el arranque simultáneo de equipos y el factor de potencia.

El factor de potencia es la relación entre la potencia activa (kW) utilizada para realizar trabajo y la potencia aparente (kVA) suministrada por el generador. Es un indicador de la eficiencia con la que la energía eléctrica se utiliza.

El mantenimiento preventivo es crucial para asegurar la fiabilidad operativa del generador, prevenir fallos, prolongar su vida útil y garantizar que el equipo esté listo para funcionar en cualquier momento.

El tiempo de funcionamiento continuo de un grupo electrógeno depende del modelo, tipo de combustible y capacidad de almacenamiento de combustible. Algunos pueden funcionar durante unas pocas horas, mientras que otros están diseñados para operaciones de larga duración con reabastecimiento de combustible adecuado.

A mayor altitud, menor es la densidad del aire, lo que puede reducir la eficiencia de combustión del motor y, por ende, la potencia de salida del generador. Los fabricantes suelen proporcionar correcciones de potencia para altitudes específicas.

Sí, es posible mediante un sistema de transferencia automática (ATS) que permite conmutar entre la alimentación de la red y el generador de manera segura, evitando sobrecargas y daños potenciales.

Es fundamental asegurar una ventilación adecuada, mantener el equipo lejos de materiales inflamables, cumplir con las normativas locales de instalación y tener en cuenta el sistema de escape y el ruido.

La elección del tipo de combustible depende de factores como la disponibilidad, el costo, la eficiencia energética, y las consideraciones medioambientales. Cada tipo de combustible tiene ventajas y limitaciones específicas.

Un generador de arranque automático está equipado con un sistema que detecta la interrupción de la alimentación eléctrica de la red y pone en marcha el generador sin intervención manual, restableciendo la electricidad.

Las baterías necesitan ser revisadas regularmente para asegurar que mantengan una carga adecuada, estén limpias y libres de corrosión, y que los niveles de electrolito sean los correctos.

Preguntas

Frecuentes

Un UPS (por sus siglas en inglés, Uninterruptible Power Supply), o SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida), es un dispositivo que proporciona energía eléctrica de respaldo a equipos electrónicos cuando la fuente principal de energía falla. Su función principal es asegurar la continuidad del suministro eléctrico, además de entregar a su salida una energía limpia y regulada, evitando interrupciones en el funcionamiento de dispositivos críticos. Está compuesto básicamente por un rectificador, un inversor y baterías, entre otros elementos.

Un UPS se utiliza normalmente para proteger hardware como ordenadores, centros de datos, equipos de telecomunicaciones u otras cargas eléctricas críticas en las que una interrupción inesperada del suministro eléctrico podría causar daños a equipos de IT, interrupciones graves del negocio o pérdida de datos. Las unidades UPS varían en tamaño, desde unidades diseñadas para proteger un solo computador (alrededor de 200 VA nominales) hasta unidades grandes que alimentan centros de datos o edificios completos.

Las baterías son el punto crítico de las UPS’s. Una de las variables más críticas es la temperatura de operación, cuando sube arriba de 25°C (75°F) se acorta la vida útil, por lo que se deben implementar sistemas que controlen y mantengan la temperatura por debajo de este valor.

La configuración de parámetros de carga y descarga debe ser realizada por personal técnico entrenado, pues esto puede afectar la profundidad y frecuencia de los ciclos de carga y descargar, disminuyendo la vida útil. Por último, siempre que las baterías se almacenen, es recomendable cuando se pueda, hacerlo a bajas temperaturas por debajo de los 15°C, así como realizar una recarga cada 6 meses, evitando así la degradación interna.

Las baterías son uno de los componentes menos técnicos de su UPS, pero uno de los más críticos. Son dispositivos electroquímicos que requieren revisiones periódicas para garantizar un funcionamiento seguro y adecuado.

Es vital un servicio de mantenimiento preventivo donde se revisen parámetros como la temperatura de operación, voltajes de flotación y corrientes de carga, se realice una inspección visual buscando signos de corrosión, deformaciones o grietas, se midan voltajes de flotación, se realicen retorqueo de conexiones de acuerdo con lo estipulado por el fabricante para evitar resistencia adicional, se realice limpieza y se mida cada año la conductancia de cada batería.

El objetivo de realizar un mantenimiento preventivo a nuestros equipos de protección es vital ya que de esta manera somos proactivos anticipando cualquier evento y contribuyendo a una mayor vida útil.

Sin embargo, al momento de seleccionar una empresa para estos servicios, es importante verificar su experiencia, niveles de servicio y planta técnica. Además, es recomendable que la empresa cuente con una plataforma de gestión y monitoreo de activos, donde se puedan integrar los equipos, permitiendo así conocer su estado en tiempo real, llevar el histórico de mantenimientos, calendarios de visitas programas, indicadores y alarmas cuando se presenta alguna emergencia, disminuyendo así los tiempos de atención y resolución de fallas.

Atlantic Power, como parte del grupo AMPER, cuenta con una plataforma propia de monitoreo y gestión de activos, que brinda respaldo y seguridad a sus clientes para administrar remotamente sus equipos.

Para más información contáctenos: atlanticpowerenergy.com
Al momento de contratar una empresa de Servicios para el mantenimiento preventivo es importante exigirle que cuenten con una plataforma de Software donde podamos acceder a ver los reportes de mantenimiento, calendarios, indicadores, historiales, recomendaciones, poder contactar en caso de emergencias, etc.

KVA (kilo-voltiamperios) y kW (kilo-vatios) son dos medidas de potencia eléctrica, pero representan conceptos diferentes. KVA es una medida de potencia aparente, mientras que kW es una medida de potencia real. La relación entre ellos radica en el factor de potencia.

El KVA es la medida total de potencia en un sistema eléctrico, incluyendo tanto la potencia activa (kW) como la potencia reactiva. Representa la capacidad total de un sistema eléctrico para realizar trabajo útil. En otras palabras, KVA es la magnitud de la corriente eléctrica y la tensión sin tener en cuenta la fase entre ellas.

Por otro lado, kW representa la cantidad real de potencia utilizada para realizar trabajo útil en un sistema eléctrico. Es la potencia activa que realmente se convierte en trabajo, como la energía utilizada para alimentar dispositivos eléctricos y electrónicos. En los equipos UPS, se utiliza tanto KVA como kW para dimensionar el equipo adecuado para cada aplicación. El valor de KVA se utiliza para determinar la capacidad total de carga que puede soportar el UPS, mientras que el valor de kW se utiliza para calcular la carga real que el UPS puede manejar sin exceder su capacidad de potencia.